12/19/2016

Equilibrio


En nutrición se llama equilibrio energético al balance entre las calorías que ingerimos y las que consumimos. Si ingerimos más calorías de las que consumimos engordamos y si ocurre lo contrario adelgazamos en exceso pudiendo enfermar gravemente. Es importante buscar el punto de equilibrio que nos permita vivir de forma saludable con energía suficiente para abordar las tareas diarias y disfrutar del tiempo libre haciendo ejercicio.

¿Calorías negativas?

La caloría es una unidad de medida de la energía, es la cantidad de calor necesaria para elevar un gramo de agua un grado centígrado. Esta unidad es muy pequeña y se suele utilizar un múltiplo, la Kilocaloría, que también se nombra en nutrición como Caloría (con mayúscula) o caloría grande; de hecho cuando se habla de Calorías siempre se refiere a kilocalorías (Kcal).
No existen las calorías negativas, cuando se hace referencia a este término se está indicando que la cantidad de energía que aporta el alimento en cuestión es menor que la que se emplea en su metabolización, pero no existen evidencias científicas de que esto se cumpla, al menos en el caso de los alimentos sólidos.
Para los líquidos, aunque algunos tienen calorías cero y su ingesta conlleva un gasto metabólico, este es tan bajo que aunque bebiésemos grandes cantidades apenas notaríamos la diferencia, y debemos tener en cuenta que llegar a este punto sería peligroso para nuestra salud.
Lo que sí es cierto es que los alimentos que se ponen en la lista de aporte calórico negativo, frutas y verduras, tienen una alta proporción de fibra y por tanto efecto saciante, esto hace que se consuman menos cantidades de otros alimentos más calóricos y que en el balance energético se alcance el ansiado valor negativo.
Matemáticamente hablando el balance energético es una resta, calorías ingeridas-calorías gastadas; cuando se habla de calorías negativas se está asociando el resultado de la operación a uno de sus términos, lo que puede resultar engañoso para el público en general .

De todos modos esto no es un valor exacto, existen otros factores que influyen como la información genética, el estilo de vida, el sexo, la edad, etc, por lo que no debemos seguirlo al pie de la letra. La mayoría de los expertos en nutrición centran el balance energético en la  ingesta de alimentos unida al ejercicio físico. El cuerpo tiene una tendencia natural a mantener el equilibrio energético pero el modo en que lo realiza es objeto de estudios científicos y ensayos clínicos. Aún así debemos buscar el equilibrio siguiendo las recomendaciones habituales de evitar alimentos con "calorías vacías", es decir, que aportan gran cantidad de energía y pocos nutrientes, como el alcohol, o bebidas muy azucaradas, y premiar el consumo de frutas y verduras frescas.

Perfil calórico

Una dieta equilibrada es la que obtiene la energía de distintos nutrientes y combinando distintos alimentos. Lo recomendable es que la proteína aporte entre un 10 y un 15%, la grasa no más del 35% y que el resto provenga de los hidratos de carbono. Este es el perfil calórico recomendado (Manual de nutrición y dietética de la doctora Ángeles Carbajal

Balancea tu dieta

El recurso que se muestra a continuación permite iniciar al alumnado en la elaboración de una dieta equilibrada y el cálculo de kcal, está tomado de la web http://www.encicloabierta.org/node/324
Otro recurso similar que además combina la dieta con ejercicio físico y de la misma web http://www.encicloabierta.org/node/337 es el siguiente

Ambos son  recomendables antes de iniciar el cálculo real de la dieta.

Propuesta para el alumnado

Se plantea la elaboración de la dieta de un día utilizando el primer recurso. Mientras la seleccionan deben hacer capturas de las pantallas y pegarlas en una presentación que mostrarán a los compañeros de clase, para razonar más tarde conjuntamente si la elección es equilibrada en cuanto a los alimentos y la distribución de energía que estos aportan.





Finalmente se completa la actividad comparando el resultado de energía total de su dieta con el de la tasa de metabolismo basal (TMB) que conocen a partir de la actividad de peso con una báscula de impedancia hecha en la clase de educación física
En las imágenes superiores vemos a alumnos de 1º de ESO presentado al grupos sus resultados y en las inferiores la sesión de medición, peso y anotación de datos en la hoja de cálculo, que se realizó con la colaboración de los alumnos de la materia de anatomía de 1º de bachillerato.