12/06/2016

Catando

Como si de una cita de expertos se tratase, nuestro alumnado ha participado el viernes pasado en una cata alimentaria. El evento se produjo durante la visita a la empresa AZTI.

AZTI es un centro tecnológico perteneciente a la corporación TECNALIA que realiza investigación estratégica en distintos campos, entre los que destacan el alimentario y el marino.
Como centro investigador tiene una variada plantilla de expertos que incluye también estadísticos. Entre sus proyectos se encuentran, el desarrollo de nuevos alimentos, y su conservación y producción sostenible, podemos ver ejemplos en su página web.
La visita se inició con una presentación a cargo de Meritxel González y David Sanmartín sobre la actividad de la empresa, más tarde nos separamos en dos grupos; mientras el primero realizaba la cata, el segundo recorría algunas instalaciones, la planta de investigación con maquinaria muy novedosa y especializada y un laboratorio. En él Saioa Álvarez nos mostró los instrumentos que utilizan para el análisis y procesado de distintos alimentos, y nos contó que cocineros de prestigio solicitaban sus servicios para mejorar sus platos.
Más tarde Begoña Alfaro y Leire Jauregi nos explicaron en qué consiste una cata de muestras alimentarias y cómo se realiza.
Ataviados con batas blancas y utilizando un ordenador portátil para cubrir las preguntas de la encuesta, comenzamos la sesión. Para que la luz no influyese en nuestra decisión nos cambiaron su intensidad y en ese momento nos trajeron un plato con dos tipos de manzanas, las probamos y contestamos el cuestionario, indicando sus propiedades organolépticas.


Al finalizar nos explicaron cómo se medían los aromas y nos mostraron la carta de olores que guardaban en este departamento, nos pareció solo apto para expertos.
Todas las personas que nos atendieron fueron sumamente amables por lo que les quedamos muy agradecidos. La verdad es que para nosotros fue una experiencia interesante porque conocimos de primera mano como se estudian nuevas fórmulas que más tarde repercuten en nuestra vida diaria, en la forma en la que comemos o en la presentación de los alimentos.

Opinión de una alumna

1. Mi experiencia:

El día 2 de diciembre de 2016 acudimos a un centro tecnológico experto en innovación marina y alimentaria, el cual pertenece a Bilbao. Después de una charla en la que nos explicaron un pequeño resumen sobre lo que hacían en ese lugar y de visitar la sala donde se encontraban los distintos tipos de máquinas con las que trabajaban, entramos en una sala en la que nos dieron un vaso de agua, unos palitos de pan y un plato de plástico en el que había dos trozos de manzana de distintas variedades. Nos explicaron que los palitos de pan y el agua servían para disminuir el sabor del primer trozo de manzana que tomamos y poder apreciar más el sabor del segundo.
La cata empezó por el trozo de manzana de la izquierda, cada quién podía elegir cuanta cantidad deseaba tomar, pero yo solamente tomé un trozo ya que no me pareció agradable su sabor. Luego de probar el primer trozo, pasamos a cubrir una encuesta sobre el mismo en la que nos daba diferentes opciones para resumir si nos había gustado o no. Comí una de las porciones de pan y bebí un sorbo de agua ya que a continuación, teníamos que probar el segundo trozo y a cubrir la encuesta correspondiente. Luego de ello, comí la porción restante de pan, enviamos la encuesta cubierta y justo en ese momento terminó el proceso de cata.

2. ¿En que consiste una cata?

Catar es sinónimo de probar o degustar una comida o bebida para determinar su sabor. Es importante que haya distintos alimentos o bebidas a la hora de realizar el proceso, y estar bien concentrado para poder saborear, oler y ver bien lo que vamos a probar. Se realiza con el objetivo de conocer la opinión sobre los productos, para poder saber si será comprado posteriormente por los consumidores o no.

3. Opinión personal.

Me gustó bastante poder compartir esta experiencia con mis compañeros de clase. Después de la cata estuvimos hablando entre todos sobre que nos había parecido. Fue la primera vez que yo degustaba alimentos y cubría una encuesta sobre la que después trabajarían en AZTI, para poder saber la opinión de todos nosotros sobre dos tipos de manzanas. Me pareció muy bien que eligieran las manzanas ya que son frutas, se incluyen como comida saludable, y estamos trabajando en u proyecto sobre ello. En resumen, fue una experiencia muy interesante.

4. Propuesta de cata.

Podríamos hacer una cata sobre distintas variedades de mandarinas, ya que es una fruta que está de temporada y le gusta a mucha gente.
Senda de Castro Romaní